Domingo Septiembre 24 , 2017
Miércoles, 14 de Diciembre de 2011 15:29

Natalia y Tatiana, primeras egresadas del programa de Psicología

por Administrator
Vota este artículo
(2 votos)

Las estudiantes del programa de psicología de la Universidad de Boyacá se destacaron por su liderazgo, su compromiso y su rendimiento académico.

Por fin llegó ese día tan esperado para la decana de la Facultad de Ciencias Humanas y Educativas, Claudia Inés Bohórquez Olaya, a la cual está adscrito el programa de psicología.

“Desde cuando estábamos elaborando la propuesta para presentársela al Ministerio de Educación nos preguntábamos sobre cómo sería cuando tuviéramos a nuestras primeras egresadas”, recuerda la decana y evoca el momento en que la rectora de la universidad, la doctora Rosita Cuervo Payeras, les encargó a ella y al psicólogo Jaime Andrés Torres la creación del programa.

“Ella nos compartió su sueño y nosotros trabajamos para hacerlo realidad”, afirma con orgullo la doctora Bohórquez Olaya.


Y desde el 18 de agosto de 2006, fecha en la que el Ministerio de Educación Nacional otorgó el Registro Calificado al programa de pregrado en psicología, se ha trabajado intensamente en la formación de psicólogos íntegros y sus dos primeras egresadas son el mejor ejemplo de que todo se ha hecho al pie de la letra.

Este es un programa realmente especial por su valor agregado pues desde el principio la pretensión fue formar psicólogos investigadores, profesionales con altas competencias que respondieran a las necesidades de la sociedad en el campo de la salud mental.

“Una de nuestras virtudes es la de ofrecerles a los estudiantes varios enfoques desde la psicología y un currículo basado en problemas, en los problemas  de la infancia, la adolescencia y la adultez”, explicó la decana de la Facultad.

Un ambiente familiar

El grado de las dos primeras estudiantes es toda una novedad. La proximidad de la fecha genera sentimientos encontrados: alegría por el éxito y nostalgia por la partida.

Podría asegurarse, como lo afirma la decana, que se trata de un logro académico y personal de todos quienes integran el programa.  “Todos estuvieron dispuestos a apoyar la formación de Natalia y de Tatiana. Somos muy cercanos a los estudiantes y el ambiente en el que nos relacionamos es familiar gracias al diálogo, a la comunicación y a la buena relación”.

Al preguntarle por la personalidad de sus dos primeras egresadas, recuerda el día en que las entrevistó. “Las conozco desde siempre. Eran niñas llenas de ilusiones que soñaban con ser psicólogas”.

Para cada una de sus ‘chinitas’ tiene palabras especiales. De Natalia que es entregada a lo que hace, competente, quiere ser la mejor, lucha por alcanzar los mejores puntajes. Es alegre y autosuficiente.

De Tatiana destaca su nivel de responsabilidad y compromiso así como su disposición para apoyar las acciones de divulgación del programa. Es una persona tranquila frente a la crítica.

“Tanto Tatiana como Natalia marcaron una impronta en la historia del programa, trabajaron para que éste tuviera buen nombre en el departamento”.

Y cuando se trata de darles un consejo, es concluyente: “Cada uno se labra su futuro, tienen que luchar por lo que quieren, no pueden rendirse frente a la adversidad”.

Psicóloga por convicción

Su preocupación por las injusticias sociales, por los problemas que aquejan a la sociedad y por la deprimente situación de las poblaciones vulnerables, llevaron a Natalia Suavita Vega a estudiar psicología en la Universidad de Boyacá.

La orientación hacia esta área del conocimiento se dio desde cuando cursaba décimo grado en el colegio Salesiano, de Tunja. Allí se caracterizó por su sensibilidad, por su mirada crítica de la realidad y por su defensa de la individualidad del ser humano.

Esta particular forma de ver la vida hizo que sus maestros, especialmente su profesor de español, el comunicador social Ricardo Romero, le sugiriera estudiar psicología.

También el trabajo que su mamá, Irma Vega, realiza con los estudiantes de la institución educativa Simón Bolívar, de Soracá, fue otro detonante. Hoy, cinco años después, está convencida de la importancia de su decisión.

El próximo 14 de diciembre recibirá su título profesional y, sin duda, será una ceremonia muy especial. Ese día compartirá con su compañera Tatiana Jiménez Reyes el honor de ser las primeras egresadas del programa de psicología de la Facultad de Ciencias Humanas y Educativas de la Universidad de Boyacá.

Natalia se destacó por su rendimiento académico lo que le mereció recibir durante los 10 semestres de la carrera una beca del 25 por ciento como reconocimiento de la institución a su desempeño.

A sus 22 años, bien vividos, sobresale por su madurez y su dulzura de carácter y a la hora de buscar los términos precisos para autodefinirse tiene claro que es puntual, responsable, perfeccionista y perseverante.

Durante su formación profesional exhibió especial interés por áreas como la piscología social y todo lo relacionado con la intervención en comunidades, y en armonía con sus preferencias en enero de 2012 iniciará estudios de especialización en psicología social, cooperación y gestión comunitaria en la Universidad El Bosque, de Bogotá.

“Tengo muy buenas bases”

Natalia se declara orgullosa de ser parte de la primera promoción de psicólogos de la Universidad de Boyacá.

“Me siento bien formada y eso lo he podido comprobar cuando comparo mis conocimientos con los de estudiantes de otras universidades”, asegura al momento de evaluar su paso por este centro de estudios superiores.

Y esas buenas bases se las debe tanto a su disposición personal por aprender, por investigar y por profundizar en los temas que le interesaban, como al aporte de profesores críticos a quienes recuerda y agradece con cariño. Al pedirle que mencione nombres de esos docentes que enriquecieron su proceso de formación se refiere de manera especial a Claudia Bohórquez Olaya, a José Gabriel Cristancho, a Edna Jimena Holguín, a Jaime Andrés Torres y a Adriana Tobos.

En cuanto a sus compañeras, destaca que todas fueron muy dedicadas, que su vida académica marcó sus encuentros extra clase y que la suya fue una amistad sincera.

En sus reflexiones también dedica un capítulo especial a quienes cursan los primeros semestres. A ellos les recomienda encontrarle sentido a su vida, a su carrera y aprovechar todo lo que puedan aprender de las asignaturas del programa. “Todo lo que uno aprenda es muy útil para la vida personal y profesional”.

El sueño de servirle a la sociedad

Natalia  sueña con seguir estudiando y no descarta que pueda hacerlo fuera del país para tener una perspectiva mucho más amplia de los problemas de la sociedad.

“Mi propósito es conocer, aprender y regresar al país para trabajar por Colombia. Considero que tengo un alto sentido de pertenencia” y lo dice con la vehemencia de quien ha participado con convicción de diversos procesos sociales y políticos dirigidos a atender las necesidades de las comunidades pobres.

Ha hecho parte de las juventudes del Partido Verde por lo que guarda especial aprecio por el ex gobernador y hoy senador Jorge Eduardo Londoño Ulloa.

Recientemente participó de manera activa en las campañas a la alcaldía de Tunja y a la gobernación de Boyacá por esa colectividad y actualmente integra el equipo de empalme del alcalde electo de la capital boyacense Fernando Flórez Espinosa.

Junto a otros jóvenes promovió la conformación de la Corporación Caminantes que el pasado 6 de diciembre tuvo a su cargo la organización de la ‘Movilización por la libertad 6 D’ en Tunja y a través de la cual se pidió el regreso de los secuestrados y el cese del conflicto armado en Colombia.

Natalia aspira a trabajar en el sector público para adquirir experiencia profesional y poner en práctica su propósito personal de servirles a las comunidades menos favorecidas.

“Soy lo que soy gracias a mis docentes”

Tatiana Jiménez Reyes se siente una mujer privilegiada tanto por hacer parte de la familia que tiene como por el apoyo que ha recibido de la Facultad de Ciencias Humanas y Educativas para alcanzar una de sus primeras metas profesionales.

Aunque en 2004 ingresó a la Universidad de Boyacá con el propósito de estudiar medicina, el tiempo y las circunstancias se encargaron de señalarle el camino de la psicología. En ese dilema profesional contó con el apoyo incondicional de Dagoberto Jiménez Jiménez, su papá; y de Flor Cecilia Reyes Álvarez, su mamá.

“En cuarto semestre de medicina comprendí que no era lo mío, que era el momento de aplazar para reflexionar sobre mi futuro profesional,”, confiesa Tatiana quien a pesar de las sugerencias de familiares y allegados se resistía a la posibilidad de estudiar psicología.

Pese a sus prevenciones, se presentó al recién creado programa ofrecido por esta universidad y luego de un riguroso proceso de selección fue admitida para iniciar en enero de 2007. “Desde el primer día de clases me propuse ser la mejor psicóloga y hoy estoy cumpliendo mi sueño”.

En el marco de ese logro recuerda con particular deferencia a docentes que marcaron su existencia como Claudia Inés Bohórquez, Jaime Andrés Torres, Tatiana López Camargo, Mildred Vianchá, Johana Bahamón y Jimena Holguín.

Tatiana no puede ocultar la emoción que la abriga por hacer parte de la primera promoción de psicólogos de la Universidad de Boyacá, sin embargo experimenta un profundo sentimiento de tristeza por los compañeros que se quedaron atrás.  “Con ellos hice una amistad muy bonita y me duele que hoy no se puedan graduar conmigo”.

Buen desempeño académico

Académicamente fue una estudiante sobresaliente, se benefició de las becas otorgadas por la universidad, se desempeñó como representante estudiantil y apoyó las estrategias de divulgación del programa, especialmente en Sogamoso donde prestó sus servicios profesionales tanto a los estudiantes que cursan sus carreras en esa seccional como a los alumnos del Colegio Nacional de Sugamuxi.

A partir del desarrollo de sus prácticas profesionales en la Caja de Compensación Familiar de Boyacá (Comfaboy) y en la Comisaría Tercera de Familia, de Tunja, comprendió que su proyección laboral  puede darse en los campos de la psicología clínica o del trabajo social. Su inclinación hacia el trabajo con comunidades obedece además al hecho de que su papá fue concejal de Tunja por 17 años y actualmente gerencia la Cooperativa Cooservicios.

“Gracias al trabajo de mi papá tengo especial interés por los problemas sociales, en eso quisiera especializarme pero primero me gustaría adquirir experiencia laboral para estar segura”, sostiene Tatiana.

Esa misma sensibilidad que la caracteriza la llevó a emprender un proyecto de investigación complejo con el cual además cumplió uno de los requisitos para optar al título. Su trabajo se denominó ‘Relación entre el  síndrome de Bornout en trabajadores judiciales y victimización secundaria en menores abusados sexualmente ’.

Dada la importancia del análisis académico y de las conclusiones obtenidas, espera que su estudio sea tenido en cuenta por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para corregir situaciones internas en esta entidad oficial que están comprometiendo el bienestar de niñas, niños y adolescentes que han sido agredidos en su intimidad

Propósitos por cumplir

La influencia de su padre, el ex concejal Jiménez, la ha llevado a considerar la posibilidad de vincularse al sector público y de hacer política, sin embargo asegura que la forma en que hoy se ejerce este desacreditado oficio va en contra de sus principios morales.

Tatiana también sueña con viajar y recoger los frutos de todo el esfuerzo que le ha significado dedicarse de lleno a la psicología. Aspira igualmente a cursar estudios de maestría y  en un futuro no muy lejano a conformar un hogar.

Aspira a servirle a la sociedad a través de acciones orientadas a mejorar las condiciones de vida de personas en estado de indefensión, actividad que quisiera complementar con la docencia.

“Creo que es una forma de mantenerme vigente, actualizada y de no quemarme profesionalmente por lo que implica atender tantos casos difíciles de personas que enfrentan conflictos personales”, sostiene con la seguridad que le da el hecho de saberse profesional competente y comprometida con su ciudad y su departamento.

Esta joven psicóloga quiere ser recordada por su liderazgo, su sensibilidad y su inteligencia y dentro de sus planes está seguir vinculada con la Universidad de Boyacá.

Germán García Barrera

Editor Redactor

Agenda Ciudadana

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Última modificación el Lunes, 19 de Diciembre de 2011 15:36
Login to post comments